Decal Bar

El bufete de abogados del Lic. Octavio Velarde se especializa en casos de bancarrota personal en San Diego.

Al principio una bancarrota te puede sonar muy feo, pero en realidad es una herramienta muy poderosa.

Lo normal es preocuparse por la pérdida de bienes muebles y un posible perjuicio a tu futuro económico.

Declararte en bancarrota no tendría por qué ser fuente de angustia. En algunas ocasiones, lograr que cancelen tu deuda es la acción más responsable económicamente hablando para detener el ciclo vicioso de las malas deudas, además, te permitirá “hacer borrón y cuenta nueva”. El propósito de una bancarrota es dejar de pagarles intereses y cuotas a tus acreedores y en cambio usar tu dinero para cuidar de ti mismo y de tu familia.

Presentar una declaración de bancarrota según el capítulo 7 puede ser un proceso estresante y bastante complejo. Te ayudamos para que estés bien informado y puedas entender cada etapa del proceso hacia un nuevo futuro económico.

Cómo saber que es hora de declararte en bancarrota

El crédito y las deudas están presentes a lo largo de nuestras vidas económicas como algo cotidiano. Por lo general al solicitar un crédito, lo hacemos con toda la intención de pagar nuestras deudas lo más pronto posible. Pero las deudas no todas son iguales y a veces pueden ser abusivas y en algunos casos hasta pueden resultar ser una estafa. A veces sucede lo inesperado y tenemos que fijar nuevas prioridades en nuestras finanzas. Cuando se nos presentan dichos retos, puede resultar difícil determinar si la bancarrota es buena opción o no. A continuación encontrarás los indicadores que comúnmente indican que una bancarrota podría ser una buena opción:

 

1) Los intereses y las cuotas se te están acumulando más rápido de lo que las puedes pagar.

Desafortunadamente hay muchos negocios sin escrúpulos que gustosamente te ofrecen créditos que saben que no vas a poder pagar.

¿Por qué motivo te ofrecerían un crédito que saben que jamás podrías pagar? Porque una deuda vencida puede ser más rentable que una que se paga a tiempo. Cuando batallas para estar al corriente de una deuda, es posible que acabes pagando más en intereses, cargos por retraso, cuotas y penalizaciones. A lo largo de la vigencia del préstamo podrías acabar pagando mucho más de lo que para empezar hubieras pedido.

Es posible que tengas este tipo de deuda si el saldo pendiente de tu cuenta parece nunca reducirse, aún y cuando estás al corriente de tus pagos. Algunas de estas deudas están diseñadas para se te dificulte pagarlas y para que de manera indefinida tengas que seguir pagando intereses y cuotas. Una bancarrota te puede ayudar a cancelar estas deudas para que puedas salir del ciclo dañino de estar pagando las cuotas y los intereses de una deuda mala.

 

2) El importe del préstamo de tu coche es mayor a su valor.

Los coches tienen la mala fama de perder rápidamente su valor y en cuanto los compras. Esto quiere decir que las personas a menudo deben una suma mayor al valor del coche en sí. Una refinanciación del coche sólo empeora el problema. La refinanciación es cuando debes todavía una suma por un coche y lo cambias por otro – el saldo del primer préstamo se incorpora en el préstamo nuevo, lo que implica que ahora debas mucho más por tu coche sobre su valor real. En una bancarrota puedes cancelar en su totalidad el préstamo de tu coche y comprar uno nuevo por su valor real. También puedes canjear un préstamo por un coche, lo que implica que sólo pagas la cantidad del valor real del coche.

 

3) Estás sufriendo un embargo sobre tu sueldo.

Un embargo sobre un sueldo es una forma muy cara de pagar una deuda. Primero, un embargo puede durar hasta 20 años. Esto quiere decir que por un periodo de hasta 20 años, un embargo puede resultar en una pérdida de hasta un 25% de tus ingresos para saldar tus deudas. Además, cada vez que sufres un embargo salarial, el Sheriff te cobra una cuota adicional por quitarte tu dinero. Por otra parte, los intereses se siguen acumulando y te pueden cobrar los honorarios de los abogados. Para cuando se vea cumplido el embargo, podrías acabar pagando mucho más de lo que debías para empezar. Una bancarrota puede interrumpir un embargo salarial para que puedas retomar el control de tu cuenta de cheques y dejar de pagar cuotas e intereses por una antigua deuda mala.

 

4) Estás usando la tarjeta de crédito para pagar tus necesidades básicas.

Te encuentras ya al final del mes después de pagar todas las cuotas mínimas de los créditos a tu nombre y se te acabó el dinero en efectivo. Ahora tienes que utilizar tu tarjeta de crédito o pedir un préstamo para pagar cosas como el mandado, el gas, o hasta la renta. Esto quiere decir que para el siguiente mes vas a tener toda una cartera nueva de deudas que vas a tener que pagar; y así sucesivamente.

¿Podrías cubrir tus necesidades básicas si no tuvieras que antes pagar Si es así, entonces una bancarrota te puede ayudar a pasar página para que puedas empezar a pagar tus necesidades con el efectivo que hayas ahorrado en lugar de siempre tener que recurrir a más crédito.

Que no te intimide una bancarrota – entre los dos tomemos la decisión.

Una declaración de bancarrota es una herramienta que te ofrece grandes posibilidades. Puede ser complicado saber si es el momento indicado o no aplicar dicha herramienta. Pero no es necesario que tomes esta decisión tú solo.

La situación de cada persona es muy particular. Pide una consulta gratuita, llama al 619-330-6870 para que comentemos tu situación y decidamos si una bancarrota realmente puede resolver las dificultades económicas que se te han presentado.

No estás solo en esta decisión.

 

Mito de la bancarrota –en una bancarrota pierdo todos mis bienes.

En una bancarrota tus bienes y activos se ven protegidos. Es necesario evaluar cada caso de manera particular, pero como mínimo, puedes proteger un valor de $30,000 dólares y dicha cantidad aumenta año con año.

 

Mito de la bancarrota –voy a tener que renunciar al coche que estoy pagando.

En una bancarrota, TÚ decides si quieres seguir pagando tu coche y si te lo quedas, o si te quieres deshacer del coche y deshacerte de la deuda. Puedes decidir cualquiera de las dos opciones que te resulten mejor, económicamente hablando.

 

Mito de la bancarrota –en una bancarrota no voy a poder cancelar impuestos o deudas estudiantiles.
En una bancarrota es posible cancelar algunos tipos de impuestos y deudas estudiantiles.

 

Mito de la bancarrota –si me declaro en bancarrota mi historial crediticio se echa a perder de manera permanente.
De hecho, una bancarrota ¡podría ayudar a aumentar tu historial crediticio!

 

Mito de la bancarrota –no puedo declarar una bancarrota porque no soy ciudadano.
Cuando declaras una bancarrota tu estatus de ciudadanía no se ve afectado. Incluso es posible presentar una demanda de bancarrota según tu número de Número de Identificación del Contribuyente (ITIN en inglés).

 

No tengas miedo, pide una consulta. El servicio es gratuito y confidencial.

Contacta con el despacho del abogado Octavio Velarde

Llámanos hoy al (619) 330-6870.

OV Logo Mark

Te mereces hacer borrón y cuenta nueva.
Juntos podemos.

Somos una agencia de alivio de deudas. Podemos ayudarte a presentar tu declaración según las leyes de bancarrota de los Estados Unidos.